Si algo nos enseñó la pandemia, es que este mundo puede cambiar de un día para el otro. Creo que todos teníamos otros planes para este año pero no quedó otra que reformular protocolos de producción, de comercialización y, dado el freno de la inercia comercial, buscar activamente nuevos clientes para, al menos, salir empatados. Es por esto que te comparto cuatro lineamientos estratégicos que llevé adelante con distintos clientes, a modo de ejemplo, para que puedas evaluar qué ideas pueden ayudar en tu caso particular.

ARMAR UN SITIO WEB OPTIMIZADO PARA GOOGLE Y REDES:

Muchas empresas seguían con sitios webs que cumplían una función de folleto de presentación cuando hace rato que “la vidriera digital” es mucho más que eso. Vivimos en la época del retargeting, esto es: volver a llegar de forma automatizada a un usuario que ya demostró interés por lo que vendemos. Sé que es “tedioso” para las pymes reconvertir su casa digital, pero es necesario hacerlo de forma estratégica y optimizada: estratégica porque debemos pensar en cómo necesita la información el potencial cliente y qué caminito de navegación necesitamos construir para venderle; y optimizada para que eso que hacemos nos permita interactuar de forma efectiva con redes sociales, buscador de Google, red display, e-mail marketing, etc.

CONSTRUIR BRANDING O IMAGEN DE MARCA DE FORMA INTELIGENTE:

Instalar una marca no es sólo una cuestión de presupuesto. Tiene que ver con estudiar de qué manera necesita vernos nuestro público objetivo para que seamos su primera elección. Me han llegado casos de buenos presupuestos en publicidad en redes con muy poco resultado y eso es porque no se construyó una personalidad adecuada para la marca y menos aún un mensaje que logre conectar con su audiencia. Muchas veces veo en redes que se pone el énfasis en completar una grilla de publicaciones y cargarle presupuesto de publicidad, pero en realidad, son contenidos que no aportan nada relevante para el target. Sé que posiblemente se obtengan likes del público más fiel, pero este tipo de accionar no se traduce en mejor imagen ni en más ventas. Construir branding tiene que ver entonces con la imagen de marca desde su logotipo, su web, su estética en redes, su estilo discursivo y aquellos temas sobre los que habla para estar en la mente de cada audiencia específica.

ACTUALIZAR Y PONER EN VALOR LA BASE DE DATOS:

Es increíble que sean tantas las pymes que no cuentan con una base de datos actualizada no sólo de clientes, sino de quienes demostraron interés pero, por una u otra razón, aún no compraron. Lo más difícil de conseguir no son las ventas, sino los prospectos. Si tenemos buenos prospectos, construimos un buen branding y hacemos uso de un retargeting optimizado, entonces las ventas son una consecuencia natural del proceso. Por lo tanto, es momento de sistematizar, actualizar y depurar la base de datos como un primer paso para luego estructurar la estrategia comunicacional a seguir: qué vamos a decir, hacia qué acción vamos a guiar a nuestra audiencia y cómo vamos a construir ese embudo capaz de convertir a una gran cantidad de prospectos en clientes y a clientes eventuales en clientes frecuentes.

RECONVERTIR PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Otro punto clave es estudiar qué aspecto del producto o servicio -y acciones vinculadas a él- pueden mejorarse. Esta situación de cuarentena empujó a muchos sectores a dar el salto hacia la tienda on line o al servicio brindado en forma virtual. Era algo que tenía que suceder y simplemente la pandemia aceleró el proceso. Es por esto que hoy es un buen momento para hacer cambios de inmediata implementación, pero también pensando en el día después.


A modo de reflexión, la pregunta es: ¿por qué muchas empresas aún no dieron estos pasos? Porque, como dije antes, es tedioso, muy tedioso. Nos saca de nuestra zona de confort, implica dedicar tiempo a repensar estas cosas, contratar a una persona que ya sepa cómo idear e implementar estas estrategias, invertir en herramientas digitales, etc. Sin embargo, una vez que se comienza, enseguida se ven los resultados y ahí podemos ver que el esfuerzo valió la pena.

Así que: ¡a no posponerlo más! Podés contactarme hoy mismo si querés que sea yo quien te ayude con el marketing de tu empresa. Sólo escribime a aledening@gmail.com o enviame un mensaje privado a través en Linkedin, Facebook o Instagram y comenzamos a trabajar para impulsar tus ventas en los próximos 30 días.